Lo contrario del miedo.

Hemos sido engañados.

Toda la vida convencidos de que era la valentía pero los hechos y la simple observación nos han demostrado rotundamente que no, que la palabra que se asienta en el extremo más opuesto al miedo es el aburrimiento. No nos han faltado señales que confirmen que no hay nada más peligroso que alguien buscando con qué entretenerse, el aburrido es un ser errático y por tanto, imprevisible. Alguien que no solo se comporta de manera inconsciente, como si el ansia de entretenimiento le cerrase todas las vías de juicio sino que, muchas veces, se vuelve un estorbo para el resto de los seres vivos que lo rodean.

Basta fijarse por un momento en un cliché clásico de las películas de terror: la casa encantada. Un grupo de alegres y despreocupados jóvenes se preparan para disfrutar de unas jornadas de exaltación de la amistad al aire libre cuando, de repente, tienen que decidir pasar la noche en un caserón siniestro donde ocurrieron misteriosas muertes sin resolver. El motivo puede ser cualquier cosa tan peregrina como que esté lloviendo. No estamos ahora para discutir los mecanismos de la ficción pop aunque deberíamos, porque son fascinantes.

Siempre habrá en ese grupo al menos un personaje* que, cuando hayan cenado y la conversación comience a decaer, empezará a hacer bromas para asustar a los demás. Sus ansias de diversión normalmente consiguen enfadar a la casa, que empieza a matarlos uno a uno. Lo más injusto de todo, es que el aburrido de las bromas nunca es el primero en morir, es más, suele sobrevivir hasta el final y no es extraño que la película cierre con una broma suya. Dando a entender que así se cierra el ciclo de la vida, que todo vuelve a la normalidad.

Podría, seguramente, haber comenzado diciendo que la palabra aburrimiento viene del latín, del prefijo ab- que significa “sin” y horrere que designa literalmente “ponerse los pelos de punta”, pero era un riesgo demasiado grande. Aún queda demasiada gente que sostiene que el latín es una lengua muerta, que no tiene nada que enseñarnos y por tanto, no tienen ningún impacto en nuestra cultura.

*Nunca es el guapo oficial del grupo. Otra lección importante que nos ha enseñado la cultura pop es que los guapos no son graciosos, no lo necesitan.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: